Search for content, post, videos

Cuenta nos el Corona|Veronika Ainhoa, artista, desde Chemnitz en Alemania ( part 1)

¿Quién eres? Edad? ¿Dónde vives?

Soy Veronika Ainhoa “zhoak”, artista autónoma de 27 años, original de Barakaldo y viviendo ahora en Chemnitz, Alemania.

Mi trabajo artístico se centra sobre todo en la producción audiovisual y fotografía. Podéis echar un ojo a lo que hago en studios.zhoak.com

¿Por qué? Desde cuándo?

Me fui de País Vasco ya con 18 años en 2010 a estudiar cine a Barcelona, porque en País Vasco no hay carrera de cine. Desgraciadamente en la crisis de aquellos tiempos fueron subiendo el precio de los estudios a casi el doble, y a la vez bajaron mucho el nivel de los estudios. En Alemania hay varias universidades de cine gratuitas y me atraía la idea de continuar mis estudios en Alemania.

Los artistas normalmente trabajamos como autónomos, y en España el tema autónomos está casi imposible. El mundo del arte suele ser difícil y es bastante normal tener un salario muy bajo, sobre todo los primeros años, y por lo tanto la cuota de autónomos española es para muchísimos artistas impensable. Muchos no llegan a los 300 € mensuales, y si la cuota son unos 300 € cada mes, acabarían perdiendo más dinero que ganando. Esto empuja a muchos artistas a trabajar en negro o emigrar.

En País Vasco, y en general en España, tenemos además el problema de que el arte suele ser tomado como un Hobby. Muchos pretenden que lo hagas de gratis, o te pagan con suerte dos duros como si estuvieran haciéndote un favor. O simplemente trabajas y luego no te pagan. Luego, los que trabajan en negro porque no pueden pagar la cuota de   Foto:Retrato en Barcelona. Fotografia realizada por Kati McKie autónomos, no tienen posibilidad de defenderse ante clientes que no pagan. O, te topas con alguno de los de tu gremio que se aburre mucho por falta de trabajo y se dedican a denunciar a sus compañeros que trabajan en negro que no les da para la cuota.

El problema de no valorar el arte y tomarlo como un hobby barato viene ya desde la educación. La educación artística en País Vasco deja mucho que desear. En los colegios las asignaturas de arte y música siempre son las asignaturas de cachondeo, donde aprueban a cualquiera. Si es que tan siquiera las hay. Porque por ejemplo, en mi colegio en Gasteiz desde los 13 años ya no tienes más la asignatura de arte. Ya no hay tiempo para asignaturas de ¨recreo¨ y ¨pasatiempos¨ infantiles como el arte; solo para asignaturas ¨serias¨ e ¨importantes¨ para la vida laboral como matemáticas, química, y demás. Perdón, corrijo: para la asignatura de religión sí que hay tiempo.

Más tarde cuando llegas a los 16, y decides muy ilusionadamente hacer el bachillerato artístico, donde al fin “toca arte enserio”, te llevas aún mayor decepción, y te das cuenta que el bachillerato artístico es el experimento fallido de País Vasco. El nivel de las asignaturas artísticas por los suelos, falta de profesorado cualificado para muchas de las asignaturas artísticas, falta de material (y si lo hay, conténtate con tener un día una cámara de la época de Jesucristo y un Software de la edad de piedra). Al final es el bachillerato “light” de cachondeo donde va toda la gente que no puede con el de letras o el científico.

Así es normal que luego la gente tome el arte como un hobby y no como un trabajo donde necesitas talento, conocimientos avanzados, material y equipos caros, y dejarse la piel igual o más que un ingeniero.

En su día intenté hacer muchas reclamaciones y sugerencias. En el instituto, en el ayuntamiento de Gasteiz, etc. Pero nunca llegaba a nada.

Como consecuencia, la mayoría de artistas autónomos se ven presionados a emigrar. Casi todos mis amigos artistas vascos están fuera dispersos por el mundo. Yo me fui a Alemania a finales del 2015. Primero a Berlín, luego a Stuttgart y finalmente a Chemnitz.

En Alemania el tema autónomos está más adaptado a tu salario, lo que facilita las cosas mucho más para los de abajo. Los autónomos que ganan hasta 22.000 € anuales pueden registrase como “Kleinunternehnmer” (pequeños entrepeneurs). Éstos tienen la opción de facturar sin IVA. Es muy ventajoso y hace posible que muchos autónomos con bajos ingresos puedan trabajar legalmente y ganarse la vida con ello. Lo único que tienes que pagar es el seguro médico, y dependiendo de tus ganancias, un porcentaje para el seguro de jubilación.

A parte de esta posibilidad de los Kleinunternehmer, los autónomos artistas tienen en Alemania la “Kunstlersozialkasse” (seguridad social de artistas). Como he explicado anteriormente, es una realidad, que los artistas generalmente tienen que trabajar como autónomos, y que muchos tienen ingresos bajos. Por esta razón, en Alemania se creó la seguridad social de artistas. Esta insitución es como si fuera tu empleador, y paga la mitad del precio mensual de tu seguro medico, dándote las mismas ventajas que si trabajaras por cuenta ajena. Tu pagas la otra mitad del seguro médico. Así es normal que el seguro médico se quede en unos 90 € mensuales si tienes bajos ingresos, y es una diferencia abismal con los 300 € de cuota de autónomos española, mas el IVA que tienen que facturar los autónomos en España y que en Alemania nos ahorramos en las facturas si somos Kleinunternehmer. Y es por esta razón que como artista autónomo lo tienes mucho más fácil en Alemania.

 

También con este asunto traté de hacer sugerencias para que en España hagan algo así y he escrito durante años a diferentes entidades. Espero que algún día se consiga, y así muchos jóvenes artistas no tendrán que irse. La pregunta me ha venido al pelo porque es un asunto muy importante y desde hace años he visto la necesidad de hacer llegar esta realidad a la gente y concienciarla, para poder cambiar la educación y situación para los artistas en País Vasco y España.

 

Foto: Trabajando en en postproducción y corrección de color de una pelicula, en Stuttgart

¿Qué medidas han tomado las autoridades donde estás viviendo cuando empezó la crisis frente a la epidemia del coronavirus? ¿Las personas los respetaban? ¿Cómo paso la contención? Con quien estabas ? Donde ?

Pues mira, justo me pilló el estado de Alarma estando en Mallorca, que de milagro que no me cancelaron el vuelo de vuelta a Alemania, así que he podido vivir el tema en los dos países y experimentar las grandes diferencias.

En Mallorca había ido por trabajo para una sesión fotográfica, y para hacerme unas gafas. Me alojé por couchsurfing en el piso de Ali, un chico paquistaní. Él trabajaba en un restaurante, y de un día para otro cerraron todos los restaurantes. Él se quedó sin trabajo y sus compañeros también, así que alojó también a un amigo suyo que se quedó sin trabajo. Y a los dos días alojó a otra turista alemana que había estado haciendo couchsurfing antes de que yo viniera, y que se quedó en la calle porque cerraron los hoteles, también repentinamente. Los vuelos de vuelta también cancelándose. En aquellos momentos, si quedaba algún vuelo antes que el nuestro sin cancelarse, para volvernos antes a Alemania, costaba unos 400 €. Y con el miedo, la gente de Couchsurfing en general no estaba dispuesta a alojar a nadie. Las dos tuvimos mucha suerte de tener un couch-hoster tan hospitalario que no nos dejó tiradas.

Por un lado fue un poco complicado porque era un piso pequeño de una sola habitación, y nos tuvimos que apañar como sardinas enlatadas en un sofacama. En el piso no había internet. Nos inventábamos juegos de mesa. Uno estornudaba cada media hora, estando todos pegados, y a los otros no nos quedaba más remedio que reirnos y hacer bromas de que nos contagiamos todos por Coronavirus. Pero la experiencia al fin y al cabo fue bonita, porque fueron muy buena gente que no nos dejaron a nuestra suerte en la calle, y una experiencia así de loca, de couchsurfing en tiempos de apocalipsis en una isla, no ocurre todos los días.

Aquí en Alemania fue muchísimo más relajado que en España, muchísimo menos estricto.  Ya sé que muchos vascos se piensan que los alemanes son estrictos, cuadriculados, super puntuales, y una serie de clichés que no sé bien de donde vienen, porque en mis 5 años viviendo en Alemania he visto que es más bien lo contrario, los vascos son más estrictos que los alemanes.

Mientras que en España estaban cerrando todo e instaurando el estado de alarma, mis conocidos de Berlín me comentaban que en Berlín la gente seguía saliendo de fiesta como si nada. En Alemania las medidas han sido mucho menos prohibitivas, y al mismo tiempo se han ido tomando más gradualmente.

Aquí en Chemnitz ha sido normal ver gente en la calle paseando en familia, en los parques, dando vueltas en moto, etc. Las calles siguieron llenas. Una diferencia abismal con España.

En Mallorca había policías controlando por todos lados. Yo salía del portal dos metros y me preguntaban que a donde iba y para qué salia. Me acuerdo que a veces salía a comprar comida al supermercado y la gente gritaba desde los balcones ¨¡¡quédate en casa!!¨. A veces me sentía como un criminal, como un violador que sale de su celda y los compañeros de prisión le abuchean. Guardaba los tickets de la compra por miedo a ser multada. Y las calles vacías, muertas. El apocalipsis.

Aquí en Chemnitz nada que ver con eso.  Ni siquiera he notado más policía de la habitual. Yo personalmente no he visto a nadie que le pregunten o control en para qué sale, o qué hace, y mi pareja tampoco. Mis amigos me comentaron que a veces a gente que estaba en grupos haciendo picnic en el parque, sin cortarse un pelo y tomándose la situación a broma, sí que les han llamado la atención y les han pedido que disuelvan el grupo. Pero si no vas tan descaradamente contra las normas, es raro que te controlen. Me sentí ultra feliz de haber podido volver a Alemania y salir del infierno español.

Si que cancelaron eventos, cerraron restaurantes, escuelas y tal, pero nada tan exagerado como lo que ha pasado en España, que cerraron hasta la óptica que me estaba haciendo las gafas antes del estado de alarma. Aún estoy sin mis gafas, que tengo 6 dioptrías y no veo un cojón, porque han cerrado hasta el taller. No las pueden ni terminar ni enviar. Ni tampoco las gafas viejas. Me acuerdo que yo y otro chico que nos quedamos sin poder recoger nuestras gafas nos quejamos en la página de Facebook de la óptica, que ni siquiera pudieran terminar nuestras gafas y entregárnoslas o recogerlas de alguna manera, y tuvimos una lluvia de comentarios de gente enfurecida que nos llamaba egoístas y sin humanidad.

Fotos: Manifestación en Stuttgart el 09.05.20

Aquí en Chemnitz, por ejemplo mi pareja, que trabaja por cuenta ajena, en su empresa no han parado nada. Han seguido yendo a trabajar a la empresa en todo momento. Y eso que producen maquinaria, como por ej. máquinas para fábricas de coches… cosas no esenciales. En general lo que he visto yo es que la mayoría de empresas de cosas no esenciales han seguido trabajando (por supuesto no hablo de restaurantes y demás comercios que no tenían permitido abrir al público).

Por otro lado, y es curioso, muchos sanitarios como dentistas, psicólogos, y organizaciones de médicos gratuitos para gente sin seguro médico SÍ que han cerrado. O muchas oficinas de ayudas sociales y trabajadores sociales. En Alemania hay seguros privados, o seguros “regulados” de corporaciones. No hay un sistema de salud pública como el de España y mucha gente no tiene seguro (como por ej. parados, am@s de casa que no estén casados, u otro tipo de gente sin ingresos o con bajos ingresos que no puede pagar el seguro). O sea, para la gente que se quiere suicidar por arruinarse por el coronavirus, o la gente que se enferma y no tiene seguro médico, o los que por quedarse sin recursos necesitan ayudas sociales, a esos sí que los han dejado con las puertas cerradas tirados. Muy lógico todo. En Alemania, además, a diferencia de lo que se piensa el resto de Europa, se suele trabajar muy a la antigua usanza: con papel y correo postal, personalmente en oficina, y con suerte por teléfono. La mayoría de sitios están muy poco preparados para trabajar electrónicamente. Así que muchos de estos sitios tan importantes que han cerrado (Psicólogos, organizaciones de médicos, …) no han ofrecido realmente una alternativa electrónica. Han cerrado ¨hasta nuevo aviso¨. Aunque es verdad que con esto de la pandemia del coronavirus, por todo el mundo se han tomado medidas de la noche a la mañana sin tiempo de preparación, ni de plantear mejores soluciones, ni de estudiar las consecuencias, y que algunas han acabado siendo incoherentes. Por suerte esta semana con la desescalada han empezado a abrir algunas oficinas de ayudas sociales u organizaciones para gente sin seguro médico.

Hace poco han puesto la obligación de llevar máscaras (o algo que tape la cara) en supermercados, tiendas, etc. Las mascarillas medicinales en tiendas para particulares se agotaron desde hace largo, a principios de marzo ya no veías por ningún lado, así que la gente se ha puesto a fabricar mascarillas de tela con todo lo que pilla (sábanas viejas, etc.). Si en algún supermercado tienen algunas mascarillas para vender a particulares, las ponen a precios desorbitados, tales como 15 € por una mascarilla de tela que no es ni medicinal. A los particulares que tengan algunas mascarillas por casa y necesiten sacar dinero de donde puedan, les han imposibilitado venderlas: Ebay Kleinanzeigen (el ¨Milanuncios¨ alemán), Quoka (más de lo mismo), Facebook y todos los sitios grandes para ventas online de particulares prohibieron la publicación de ventas de mascarillas, guantes y demás. Aquí en Chemnitz los grandes supermercados tienen prácticamente el monopolio de las pocas mascarillas para particulares que se pueden comprar, y por eso pueden poner el precio que les da la gana.

Hay bastante gente descontenta con las medidas y falsas promesas de ayudas sociales que a muchos no les han llegado, y últimamente hay varias manifestaciones, muchas de ellas en la calle, aglomerando de nuevo a la gente. Por ejemplo hoy (09.05.20) en Stuttgart ha habido una manifestación de unas 10.000 personas. Las cifras oficiales aún no están publicadas. Se registraron 50.000 personas pero solo permitieron participar a 10.000.

 

En Chemnitz también ha habido manifestaciones, pero aquí en Chemnitz suelen estar ligadas a partidos oportunistas de extrema derecha como Pro Chemnitz y AFD, que simplemente se intentan ganar a la gente descontenta con el actual gobierno y medidas.

Fotos: Manifestación en Stuttgart el 09.05.20

Si quieres saber mas de Veronika, podras leir la segunda parte de su testimonio en unos dias aqui!